Black Tea Bonfire, la moto eléctrica alemana de estilo scrambler

0

Arranca la producción de la Black Tea Bonfire, la moto eléctrica alemana de estilo scrambler

Anuncia Black Tea Motorcycles que arranca la producción en Múnich de la Black Tea Bonfire. Una moto eléctrica de tipo scrambler que está disponible bajo dos versiones distintas y con hasta 100 kilómetros de autonomía.

Black Tea Bonfire.

Tan sólo poco más de un año ha necesitado Viktor Sommer, fundador de Black Tea Motorcycles, para materializar la moto eléctrica que se propuso fabricar por aquel entonces. Ahora la compañía anuncia que arranca la producción en serie de la Black Tea Bonfire en dos versiones distintas, y que también está disponible para España.

Se trata de una motocicleta eléctrica cuya estética se articula en torno a una filosofía de diseño de una moto de tipo scrambler, en la que los tintes off-road se dejan apreciar en sus neumáticos y suspensión ligeramente sobreelevada.

También hace gala de recursos estéticos de corte retro, como un falso tanque de combustible de apariencia clásica, faro de led redondo emulando un faro tradicional, llantas multurradio y un sillín forrado en piel disponible en tonos marrón y negro.

Black Tea Bonfire

La nueva Bonfire estará disponible en dos versiones distintas. La primera de ellas denominada Black Tea Bonfire, por especificaciones se equipara a un ciclomotor eléctrico, mientras que la Bonfire X eleva sus prestaciones para homologarse como una moto eléctrica equivalente a 125 (L3e).

Ambas recurren a un motor eléctrico de tipo wheel-hub (apostado en el buje de la rueda trasera) que rinde 3 kW en el caso de la Bonfire (5,4 kW de potencia pico) mientras que en la Bonfire X la cifra asciende a 6 kW (8 kW de potencia pico). En ambos casos la cifra de par motor es de 195 Nm.

En el apartado de la batería también existen diferencia, pues mientras que en la Bonfire encontramos un único módulo de 1,8 kWh de capacidad, en la Bonfire X dos módulos se encargan de sumar un total de 3,6 kWh. En ambos casos se trata de módulos de baterías extraibles, por lo que se pueden cargar en un lugar ajeno a donde se encuentre aparcada la motocicleta (aunque cada uno de ellos pesa 11,5 kilos), y cuentan con celdas de iones de litio fabricadas por Panasonic.

Todo lo anterior se traduce en una velocidad máxima de 45 kilómetros por hora y una autonomía de 55 kilómetros para la Bonfire (en ciclo WTMC, por lo que se antoja realista), mientras que la Bonfire X alcanza más de 90 kilómetros por hora (no declaran la cifra exacta) y una autonomía de 100 kilómetros.

Cuadro de la Black Tea Bonfire.

Aunque las opciones de personalización son escuetas, se antojan originales y adecuadas para el tipo de motocicleta eléctrica que es la Bonfire. El fabricante ofrece la opción de optar por el falso tanque de combustible en negro brillante o aluminio, y es conjugable con un asiento que puede ser en cuero marrón o negro. En la Bonfire X se puede elegir entre neumáticos de carretera o campo, mientras que los segundos son de serie en la Bonfire X.

Todo lo anterior lo ofrece Black Tea Motorcycles a cambio de 3.999 euros por la Bonfire, mientras que la Bonfire X asciende a 5.299 euros. Un precio en línea de lo que ofrece una de las principales competidoras de la Bonfire, la OX One, que se encuentra en una etapa de producción similar al modelo alemán.

Sin embargo ambos modelos tendrán que hacer frente al coco del segmento, la Super Soco TC Max. Una moto eléctrica que ya ha pasado por nuestras manos, y que nos dejó una grata sensación, pudiendo recorrer además 90 kilómetros de autonomía sin ningún problema.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!