BMW K 1600, una moto de seis cilindros para realizar viajes estelares

0

Desde su aparición en 2010, la BMW K 1600 es una referencia en el mundo de las motocicletas ruteras, las denominadas touring. Ahora tocaba una renovación, o, mejor dicho, una más que ligera actualización tanto a nivel a tecnológico como en el apartado de conectividad, una completa puesta al día en la que destaca, sin ninguna duda, su nuevo cuadro de instrumentos que se caracteriza por una gran pantalla digital TFT de 10,25 pulgadas, más propia de las naves interestelares de la serie Star Trek que de una motocicleta.

Tratándose de una moto para viajar a todo lujo, esta inmensa pantalla ofrece todo lo imaginable, incluida una potente emisora de radio, una pantalla legible, fácil de manejar y que ofrece por medio de Bluetooth más información de la que podamos imaginar.

Es una motocicleta rutera, pensada para largos viajes y, por esta razón, BMW se ha centrado en la iluminación, un aspecto esencial en este tipo de motos con las que, tarde o temprano, tendremos que circular de noche.

Para ello se equipa con un conjunto óptico delantero con luz diurna que coincide con el estilo que impera en su amplia gama de automóviles. Dispone de faro con luz adaptativa que permite evitar zonas oscuras, tanto al inclinarse en curva como en las frenadas, y todo del tipo LED. Como detalles, aunque opcional, la nueva K 1600 dispone de una luz que ilumina el suelo y que ayuda a la hora de aparcar.

El motor, parte fundamental de este modelo, es un seis cilindros en línea que la define como única en su especie. Un motor que destaca por su potencia (160 CV a 6.750 rpm) y que sorprende por la entrega de esta enorme fuerza. Además, pensando siempre en los más ruteros, estrena una nueva gestión que le permite funcionar con gasolinas de menor octanaje que los clásicos 95 octanos.

Este seis cilindros se puede gestionar mediante tres modos de conducción: Rain, Road y Dynamic, unas ayudas electrónicas que ofrecen seguridad en cualquier tipo de condiciones, aunque si acudimos al modo Dynamic se prioriza las prestaciones convirtiéndola en una verdadera moto sport. E

El sistema de regulación dinámica del freno motor es otra de las novedades que incorpora la nueva K 1600, que unido al sistema Dynamic ESA, que permite el control automático de la suspensión delantera, permite adaptarse a varios parámetros: aceleración, frenada e inclinación, un sistema que ayuda y mucho a una conducción particular según el nivel de quién la pilota.

Sobre la moto, la primera impresión es que se trata de un vehículo pesado, pero una vez en marcha se aprecia que el funcionamiento de estos nuevos sistemas la convierten en una motocicleta manejable, sencilla de conducir y extremadamente confortable.

Eso sí, hay que recordar que BMW ofrece su nueva K 1600, en versión GT, GTL, B (o Bagger) y Grand America, un producto pensado para largos viajes y por ello la lista de opciones es casi interminable. Opciones que tienen mucho que ver con la personalidad de su propietario. Así, toda la gama ofrece baúles laterales con un amplio espacio para almacenar cascos y equipaje.

Fuente: lavanguardia.com