Diego Saad, el fotógrafo argentino que viajó desde la Patagonia hasta Alaska en moto

0

Imagen

Diego Saad es un amante de la aventura que decidió viajar desde la Patagonia, Argentina hasta Alaska en motocicleta. Este fotógrafo argentino empleó cinco años de su vida en recorrer los 80.000 kilómetros de distancia.

Diego tenía un sueño de niño y quiso hacerlo realidad a los mandos de su moto. En una entrevista concedida a la CNN, este argentino ha dejado muy claro que este proyecto era algo que llevaba dentro desde hacía mucho tiempo: “No me ha motivado nada en especial. No huía de nada, no había atracado a un banco. Simplemente, quería cumplir mi sueño. Me gusta conocer lugares remotos. Ya, desde pequeño, me gustaba coger mapas y encontrar con lugares poco conocidos”.

Imagen

Diego Saad ha confirmado que este viaje era uno de los pocos que le quedaba por cumplir: “He estado en muchos lugares espectaculares, pero quería hacer este recorrido. Me gusta viajar a los lugares más alejados posibles para descubrir sitios así. Alaska era un objetivo que tenía en mente desde hace mucho tiempo”.

Sorprendido por las costumbres

Preguntado por si no se había planteado viajar directamente en avión hasta allí, el argentino fue muy claro en la respuesta: “No, porque a mí lo que me gusta es el camino hasta llegar al lugar. Además, no quería usar otro medio de transporte que no fuera la moto. Es como más disfruto del paisaje y de la conducción”.

Imagen

Durante el viaje, este aventurero descubrió costumbres y personas realmente interesantes y algunas, realmente extrañas: “Bolivia y Perú me sorprendieron mucho por sus costumbres. Mantienen las tradiciones intactas y la gente lo vive con mucha pasión. Es parte de su vida cotidiana. En Perú, cada mes de enero los residentes de dos poblados realizan un combate real con látigos y piedras. Es impresionante. Es una costumbre ancestral que mantienen. Muere gente”.

En Potosí (Bolivia), Diego Saad pudo entrar en una mina: “En esa ciudad, se acuñaba la plata y los mineros siguen allí desde hace siglos realizando el mismo trabajo. Es una tradición para honrar a sus antepasados. He descubierto lugares realmente impresionantes. El mundo está lleno de costumbres y zonas que merece mucho la pena conocer”.

 

 

Fuente: elconfidencial.com