Increíble: Las peores excusas por exceso de velocidad que le dieron ellos a la Policía, ¿Cuál es la tuya?

0

No es obligatorio que nos paren si hemos excedido la velocidad, pero todavía existe esa posibilidad que da lugar a anécdotas más o menos graciosas. Alguna excusa peregrina, algo de sinceridad y, a veces, algo de sentido del humor sin olvidad que superar los límites de seguridad no es algo que debamos hacer aunque, a veces, vayan a pillar… Te dejamos algunas excusas “tipo” y aprovechamos para lanzarte el guante y preguntarte ¿Te han pillado con exceso de velocidad? ¿Cuál ha sido tu excusa?

El honrado

Hay quien busca librarse y hay quien acepta la pena sin más. Lo cierto es que si has pasado más rápido de lo que toca el radar, muchas veces no hay más que decir a la respuesta de “¿Sabe a qué velocidad iba?” “Sí señor agente, lo siento.” Sencillo, directo y con la “receta para casa”.

El despistado

A veces excedemos el límite de velocidad no por gusto o por prisas sino por despiste al no haber visto una señal, ir en nuestro mundo y ¡pam! ¡control de velocidad! Esto nos consta que pasa incluso en los radares fijos que uno cruza día tras día, hasta que un día se despista y llega el recordatorio… En este caso la respuesta suena a excusa, pero un “No señor, no sé a qué velocidad iba ni cuál era el límite” a veces es tan cierto como la propia vida.

El del cambio en el camino

Puede que tengas automatizado un camino y que, de repente, aunque lo conoces perfectamente un día te ves sorprendido por una patrulla que te para aunque ibas a la “velocidad legal”. Lo ponemos entre comillas porque es obvio que no era así, y es que hay un tipo de multa que da mucha rabia y es esa en la que uno se queda con la sensación de que podía haberla evitado, de no ser por un exceso de confianza. Esto sucede especialmente en zonas urbanas, donde los límites varían y donde antes se podía ir a 50 al día siguiente es a 30 y te llevas tu multa calentita a casa. Un “Esto antes se hacía a otra velocidad” es otra de esas excusas universales.

Aunque estén señalizados, a veces los pasamos por alto...
Aunque estén señalizados, a veces los pasamos por alto…

El que lleva prisa

Es otra de esas excusas tipo que muchos ponen “¿Por qué corres?” “Es que llegaba tarde”. Bueno, pues tampoco te vas a librar de la multa y la resta de puntos si es que se da el caso, ya que no está tipificado como atenuante. Si llegas tarde, haber salido antes que diría más de uno…

El que estaba probando

“Es que he salido del taller y estaba probando” Tampoco esa excusa va a evitarte que tengas una multa a tu nombre. El cambiar algo en tu moto no te da permiso a infringir la ley y, además, cuidado con qué has cambiado que lo mismo les das pistas y empiezan a mirar que todo esté homologado…

Tu excusa

Ahora que ya hemos visto un buen puñado de infructuosas excusas ¿Cuál has usado tú? ¿Alguna vez te han parado por exceso de velocidad y les has contado alguna historieta? ¿Sirvió para algo?