Inspira: 15,000 motociclistas cumplen último deseo de un niño de 6 años con enfermedad terminal

0

Un niño con linfoma dio a conocer su último deseo a su familia, con la esperanza de recibir un poco de apoyo. El niño de 6 años, un aficionado al motocross, quería ver a los motociclistas pasar frente a su casa y escuchar el singular sonido.

Y para su asombro, se presentaron cerca de 15,000 motociclistas. Fuente: The Epoch Times en español

Kilian Sass, de la ciudad alemana de Rhauderfehn, en la Baja Sajonia, es hijo de un motociclista de un grupo local de 24 miembros. Su amigo Ralf Pietsch decidió hacer realidad el último deseo del niño. Kilian compartió un sincero mensaje de voz pidiendo ayuda a los motociclistas.

Pietsch lanzó una campaña, llamada “Krach für Kilian” —que significa “Ruido para Kilian”—, que obtuvo una gran respuesta en las redes sociales. “Esperamos poder contar con ustedes (…) 5 minutos de su tiempo para la última sonrisa de un pequeño luchador”, dijo.

Tan solo cuatro días después, el 24 de julio, los motociclistas aparecieron masivamente para apoyar al niño con la enfermedad terminal.

Acompañados por la policía local, los motociclistas se reunieron en tres puntos de encuentro en los alrededores de Rhauderfehn y luego desfilaron frente a la casa de Kilian gritando y tocando el claxon para apoyar al valiente niño de 6 años. El desfile de motos comenzó a las 9:30 a.m. y terminó aproximadamente a las 5:00 p.m.

“Los padres estaban impresionados por la multitud y la simpatía de los motociclistas que iban llegando”, dijo Pietsch, terapeuta ocupacional y técnico de rehabilitación de 57 años, a The Epoch Times. “Kilian observó el recorrido desde un auto con una sonrisa y uno o dos gritos de alegría (…) ¡Fue un paseo estupendo, largo y significativo!”.

Agnes Wienberg, participante en el desfile, dijo a The Epoch Times que no conoce personalmente a la familia, pero leyó el llamado en Facebook.

“Me impresionó la cantidad de gente que respondió a este llamado; se me salían las lágrimas con frecuencia y no paraba de decir: ‘Impresionante, son súper”, compartió, y agregó: “Me pareció súper que los motociclistas se unieran de esa manera”.

Wienberg, que también es madre y abuela, cree que el desfile le dio mucha fuerza a Kilian y a su familia.

En enero Kilian fue diagnosticado con linfoma, un cáncer del sistema linfático. A pesar de la cirugía de urgencia y la quimioterapia, él y su familia recibieron una desoladora noticia el 15 de julio: el cáncer de Kilian no tiene cura.

Los padres de Kilian —Lars y Jasmin—, tienen otros dos hijos, se han dedicado a apoyarlo. La página de la campaña “Noise for Kilian” (Ruido por Kilian) agradeció el esfuerzo de los motociclistas y de la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Frisia Oriental.

Pietsch ha organizado otras campañas, pero dice que ninguna iguala el “marco y el alcance emocional” de la campaña de Kilian. Agradeció a todos los participantes y el apoyo de las autoridades que hicieron posible el desfile a gran escala.

Desafortunadamente, Pietsch informó que la salud de Kilian se ha deteriorado desde el evento. Sin embargo, los motociclistas de Rhauderfehn llevan la pasión del pequeño en sus corazones.

“Una vez más demostramos claramente que los motociclistas no son ‘roqueros malos y ruidosos’, sino que tienen el corazón más grande de la Tierra”, dijo Pietsch a The Epoch Times. “Esta cohesión entre ciudades solo existe entre motociclistas (…) Lograr algo como eso en tan poco tiempo solo es posible, por supuesto, en equipo. No lo hice solo”. Fuente: The Epoch Times en español