Las compañías petroleras se ponen las pilas y se adaptan a un futuro eléctrico

0

Según Global Data, empresa de consultoría y análisis de datos (con sede en Londres), las principales compañías europeas de petróleo y gas como Shell, BP, TotalEnergies y Repsol están centrando sus esfuerzos en dar un futuro servicio a la nueva y enorme cuota de mercado que se va a crear, como muy tarde en el año 2026. Hablamos como no de los vehículos eléctricos.

La masificación de puntos de carga rápida en las estaciones de servicio llegará para dar servicio a los automovilistas europeos que, en muy poco tiempo, van a electrificar su medio de transporte.

Global Data estima que la producción de vehículos eléctricos se cuadruplicará, alcanzando los 16,7 millones para el año 2026, un plazo de tiempo más corto de lo que parece. Según el estudio realizado por la consultoría, el gran negocio a partir del año 2026 va a estar en el mantenimiento e intercambio de baterías, así como la fabricación de las mismas.

En toda la industria del motor, los fabricantes y proveedores están anunciando importantísimas estrategias para alejarse de la producción de vehículos de combustión y avanzar hacia modelos eléctricos, mucho más “respetuosos” con el medioambiente.

image

Esto ha hecho que muchas empresas se apresuren a asegurarse grandes suministros de elementos vitales para su negocio. Tales como baterías, componentes eléctricos y materias primas necesarias para poder fabricarlos. Para fabricar baterías, los metales que más se utilizan son el litio, el cobalto, el níquel, el aluminio, el cadmio y el zinc.

Ravindra Puranik, analista de petróleo y gas de Global Data, ha comentado: “Un cambio tan enorme hacia los vehículos eléctricos tiene importantes implicaciones en la rentabilidad del petróleo en el sector del motor. Los coches conectados, los vehículos autónomos, los servicios de movilidad compartida y la electrificación están sacudiendo las estrategias comerciales de las compañías petroleras, que se están alejando de los vehículos de combustión hacia modelos eléctricos. La mayoría de las empresas han tomado la ruta de adquisición para agregar tecnología de carga EV a su cartera”.

En este sentido, la empresa TotalEnergies ha sido la más destacada en lo que respecta a fusiones y adquisiciones. Se ha hecho con el control de una amplia gama de empresas, desde fabricantes de tecnología de carga, como G2 Mobility hasta fabricantes de baterías, según el informe de Global Data.

A nivel mundial, las empresas están comenzando a involucrarse mucho más en la producción de vehículos eléctricos.

image

El conglomerado japonés Mitsui (dueños de Toyota y Lexus, por ejemplo) ha ido un paso más allá al aventurarse en la fabricación de equipos originales (OEM) para vehículos eléctricos.

“Mitsui ha invertido en los fabricantes de vehículos eléctricos Lucid y CaetanoBus para acelerar su adopción masiva. También participa en la fabricación y carga de baterías de vehículos eléctricos a través de sus inversiones en Forsee Power, The Mobility House y CleverShuttle”, dijo la analista de Global Data.

Otras grandes empresas como Shell y TotalEnergies van en cabeza en cuanto a términos de inversión, al comprar empresas perteneciente a toda la cadena del ecosistema EV. Desde las dedicadas a generación de energía limpia, hasta tecnologías de baterías e infraestructura de carga.

image

Para el año 2025, Shell planea contar con más de 500.000 puntos de carga en todo el mundo, mientras que TotalEnergies apunta a 150.000 puntos de carga sólo en Europa.

Ravindra Puranik, afirma en su estudio: “Ofrecer carga de alta velocidad en las estaciones de servicio parece ser una buena estrategia para retener a los clientes existentes y atraer a los nuevos. Con una combinación de adquisiciones y crecimiento orgánico, las grandes petroleras están estableciendo gradualmente su infraestructura de carga, no solo en Europa sino también en mercados clave de EE.UU. y Asia”.

Como dato significativo, China tenía la flota de vehículos eléctricos más grande a finales de 2021. Pero la flota de vehículos eléctricos de Europa, creció a un ritmo más rápido que en China en los últimos meses. Según este estudio, en el continente europeo las cosas van a cambiar, y mucho, en tres años.