Retro: Honda Dax ST125, La 3ª generación Dax podría volver al catálogo de las tiendas

0

Tras registrar el nombre de Honda Dax ST125 el año pasado, quedando así bajo la protección legal en EE.UU y Europa, queda claro que el “remake” de una de las mini-motos más emblemáticas de la década de los 70 está más cerca de lo que imaginamos.

Todavía no se sabe a ciencia cierta si llegará y cuándo la mítica Honda Dax, y si será en versión automática o con marchas. Pero, las señales son claras e inequívocas. Posiblemente estamos ante una de las filtraciones, de modelos para este año, sin duda más singular.

La legendaria y simpática Honda Dax es uno de esos icónicos modelos de motos de pequeñas dimensiones que siempre nos evocan recuerdos del pasado. Cuando salió al mercado, hace dos décadas, se ofreció en tres variantes: ST50, ST70 y ST90.

Se mantuvo su venta en los concesionarios oficiales de Honda hasta el año 2000. Ahora, veinte años después es muy probable que esta simpática montura recorra las calles de las principales urbes del mundo, sacando más de una sonrisa a su paso.

Todavía hay muchos detalles en el aire. El modelo DAX original se distinguía muy fácilmente por su tamaño y la forma singular de su chasis en forma de T. Salió al mercado al principio de los años Sesenta, inicialmente con dos cilindradas: 50 y 70 cc. Poco después, hizo su aparición el modelo de más cilindrada, con 90 cc.

La primera tanda de Honda Dax 70 se fabricó desde 1969 hasta 1981. La segunda y última, arrancó su producción en 1991 y acabó en 1994. Desde entonces nada de nada, hasta el año pasado, con el registro de su nombre y ahora con ligeras filtraciones.

La Dax más común y líder de ventas incorporaba un bloque motor de 72 cc con una potencia final de 5,2 cv a 8.000 rpm. Su velocidad máxima era de 75 km/h y pobló las carreteras urbanas de medio mundo durante muchos, muchos años. Su hábitat natural era la ciudad y los desplazamientos cortos.

Los más osados comentan que su aparición sea en primavera, y eso es ya. No sería la primera vez que la firma de Hamamatsu mete un campanazo y deja a más de uno con la boca abierta: desde luego, estamos avisados.