logomail
0
S/0.00
0 items
No products in the cart.
logomail
0
S/0.00
0 items
No products in the cart.
Previous
Next

Stark Varg, la esperada moto de cross eléctrica que busca superar a las de gasolina.

Bajo una clara concienciación por la ecología y la sostenibilidad, la Varg no nace únicamente para ser una moto “verde” sin más, sino que sus creadores están convencidos de que esta moto eléctrica puede ser más rápida y efectiva en un circuito de motocross que la mejor de las 450 4T actuales.

Tal es la confianza de Stark que ya está confirmado el debut en compeitición de la Varg el próximo mes de septiembre, dentro del campeonato italiano de motocross y a los mandos del dos veces campeón del mundo Sébastien Tortelli, implicado de lleno en el desarrollo de la moto desde el inicio del proyecto.

SILENCIO, SE RUEDA
Se hizo una prueba dinámica que tuvo lugar en el circuito MX Golf Park, situado en la localidad barcelonesa de Sant Feliu de Codines. Un escenario que no ha sido escogido al azar, pues resulta que esta preciosa pista abrió sus puertas a principios de año para ser cerrado pocos meses después debido a protestas vecinales por el ruido de las motos.

Stark Varg (239)

Recorriendo los primeros metros sobre la Varg la primera sorpresa es precisamente la ausencia de sorpresa, y es que no se trata de una moto eléctrica de excursión ni de una bici de montaña con motor como lo han sido hasta ahora los modelos off road eléctricos; la Stark es una auténtica moto de cross de alta competición.

Obviamente, al principio también llama la atención la ausencia de ruido. Todo los sonidos que se perciben son el zumbido del tren de propulsión eléctrico y el de la bomba eléctrica del sistema de refrigeración, además del agradable silbar del viento y el, no tan encantador, rozar de las ruedas en la tierra.

Y aunque al principio resulte extraño, hay que reconocer lo agradable que es rodar en silencio en plena naturaleza, porque genera un interesante estado de concentración para focalizarnos solo en marcar bien la siguiente rodera antes de completar el posterior salto. Con estas motos quizá sea factible la apertura de nuevas pistas de motocross más próximas a centros urbanos. ¿Se imaginan poder practicar motocross en espacios cercanos como los que ahora ocupan las canchas de fútbol?

Stark Varg (235)

El abordaje de curvas es una faceta en la que sin ninguna duda supera a las motos de cross de gasolina. Pero no solo a las 450 4T, sino también a las livianas 125 2T. Esto se debe a varios factores, y uno de ellos es la ausencia de elementos en rotación dentro del motor, por lo que no genera las molestas inercias que sí se producen en las motores alternativos de combustión.

Se siente realmente pesada al empujarla de pie o bajarla del caballete. Pero una vez en movimiento sorprende su excelente agilidad en curva, que permite marcar trayectorias muy cerradas y cambiar de dirección sin apenas esfuerzo, pues esta moto no tiende a seguir recto como las de combustión. También en el aire se aprecia una gran facilidad para mover y nivelar la moto. En general, se percibe que el centro de gravedad está perfectamente posicionado. Es más, incluso en aterrizajes fuertes tras saltos elevados se nota que la moto se frena y se desvía menos al contactar con el suelo, resultando más suaves al piloto los topes de recorrido.

Tenemos el setting de la horquilla Kayaba en contraste con un amortiguador que convence plenamente, el rendimiento de los frenos y la configuración del puesto de mandos, que está a la altura de cualquier moto de cross actual. Es más, la carrocería presume incluso de una figura más esbelta en la parte frontal que la mayoría de 450, lo que permite una libertad de movimientos total sobre la moto.

Stark Varg (34)

En cuanto a los frenos, les recordamos que al encargar la Varg se puede pedir con el freno trasero en el pedal derecho o en la parte izquierda del manillar, una de las muchas opciones que se pueden escoger al reservarla; como también el color, el tamaño de la rueda trasera (18 o 19 pulgadas), la potencia máxima (60 ó 80 CV), el grado de rigidez de los muelles, la instalación de pata lateral y la suscripción premium para utilizar el cuadro de instrumentos como un móvil.

EFICACIA
El segundo factor que impulsa la manejabilidad de la Varg a niveles superiores a las motos de gasolina es su propulsor, que no solo es eléctrico, sino que también es automático, pues carece de cambio de marchas y también de embrague. Este hecho facilita mucho la tarea en las curvas, al tener que preocuparnos únicamente de escoger la trayectoria, frenar, girar y acelerar.

También se debe al soberbio rendimiento del motor de la Varg, que corre tanto o más que las 450 actuales, incluso que las preparadas para competición.

Stark Varg (241)

Stark es bastante preciso al afirmar que esta moto eléctrica puede ser más rápida que una 450 de gasolina. Esto también abre el debate de la diversión, que es un concepto subjetivo. La Varg divertirá mucho a los que gusten de ir rápido en un circuito de cross fácilmente, pero también hay que empatizar con los que encuentran más excitante el “pelearse” con una indomable dos tiempos. Conseguir manejar con precisión un mecanismo complejo tiene su encanto. Por eso es cuestión de gustos, aunque sí se puede afirmar que la Stark tiene potencial para divertir a un abanico más amplio de usuarios que las motos de combustión.

 

 

Fuente: motociclismo.es

CATEGORÍAS

PORTADA DEL MES

CATÁLOGO DE MOTOS

×
×