Suiza plantea por primera vez un impuesto por kilómetro a las motos eléctricas

0

Era de esperar, aunque quizás no tan rápido como por ejemplo el caso que plantea Alemania, que el movimiento que busca la electrificación de la automoción en general dejase de tener bonificaciones por parte de los gobiernos. Entre esas bonificaciones se encuentran, dependiendo de ciudades, autonomías o países, desde el aparcamiento en zonas reguladas a la reducción de impuestos de matriculación o la ayuda directa a la compra del vehículo. Son muchos los matices en este punto. Lo que no habíamos visto venir es que aun con la mayoría de vehículos usando combustibles fósiles, haya gobiernos que ya planteen el pago directo por el uso del vehículo eléctrico.

Se plantea el cobro por kilómetro recorrido

Esto es lo que se están planteando actualmente en Suiza, donde el Consejo Federal Suizo ha pedido al Departamento Federal de Medio Ambiente, Transporte, Energía y Comunicaciones (DETEC) y también al Departamento Federal de Finanzas (FDF) que presenten los impuestos que podrían tener en un futuro los vehículos eléctricos.

Las arcas públicas, por mucho que los gobernantes nos mientan deliberadamente a la cara, dependen en gran medida de los impuestos que generan los hidrocarburos. Por un lado, la Unión Europea habla de un futuro verde, de sostenibilidad, de adiós a los vehículos contaminantes para 2035 y mientras los diferentes impuestos a los hidrocarburos siguen siendo un pilar básico de la recaudación.

Los vehículos eléctricos generan menos impuestos que los de combustible

Esta situación que se está dando en Suiza y que se espera que entre en vigor como muy tarde en 2030, es solamente la punta del iceberg. En una sociedad en la que los vehículos no necesiten de carburantes y teniendo en cuenta que la electricidad se seguirá usando para más fines, es necesaria una alternativa financiera. No hay que perder de vista que un vehículo eléctrico puede llegar a cargarse sin coste ninguno y sin beneficio alguno para las arcas públicas en caso de que, por ejemplo, se dispongan de paneles fotovoltaicos.

En cuanto a la manera de hacerlo, Suiza tiene un desafío por delante y es que pretenden que el impuesto dependa de los kilómetros recorridos. Y es por eso que están buscando las fórmulas necesarias para hacerlo. Por ahora no saben cómo harán los registros ni lo que costará el kilómetro.

La guerra al eléctrico acaba de comenzar

De lo que no cabe duda es de que el país centroeuropeo y sus gobernantes, al menos, han tenido el valor por un lado de mostrar sus intenciones y por el otro la visión de futuro de solucionar un problema que a día de hoy no tienen. Veremos cuál es el próximo gobierno en dar el paso y, también, cómo se afronta la reindustrialización o reconversión de la automoción con vehículos que no necesitan prácticamente mantenimiento, con la falta de ingresos a todos los niveles que eso supone.

 

 

Fuente: soymotero.net