Wayne Rainey, tricampeón del mundo, pilota su moto 29 años después de quedar parapléjico

0

A 29 años de la tragedia de Wayne Rainey, tricampeón del mundo de 500cc, que se quedó en silla de ruedas tras un duro accidente en 1993, el gran piloto californiano regresó 29 años después, en su Yamaha YZR 500, que ha sido adaptada para su paraplejia.

La desgracia ocurrió el 5 de septiembre de 1993, en el Circuito de Misano, cuando el mundo del motociclismo se quedaba sin respiración tras ver el fuertísimo accidente del tricampeón del mundo de 500cc Wayne Rainey.

El californiano, que encadenó los títulos de 1990, 1991 y 1992, se quedó parapléjico tras la caída y su prometedora carrera se detuvo con 32 años.

Wayne Rainey con la Yamaha YZR500 en el Goodwood FOS 2022 foto 03

Ahora, 29 años después, Wayne Rainey ha vuelto a subirse a su mítica Yamaha YZR 500 en una exhibición en el Goodwood Festival Of Speed.

A sus 61 años, el expiloto rodó en moto los 1,8 kilómetros de recorrido del trazado con una moto adaptada a su paraplejia, con elementos como las palancas de freno eliminados.

Su historia

Wayne Rainey empezó a competir en la categoría de 500 cc en 1988 con una Yamaha YZR 500 del equipo de Kenny Roberts, donde resultó tercero del campeonato, con siete podios, incluido la victoria en Donington Park. También disputó las 8 Horas de Suzuka, ganando la carrera con una Yamaha con su compañero Kevin Magee.

La tragedia de Wayne Rainey, el piloto que terminó en silla de ruedas

Al año siguiente, logró tres triunfos, y 13 podios en 15 fechas, pero resultó subcampeón por detrás de Eddie Lawson.

En 1990, Wayne Rainey acumuló 7 victorias, y 14 de las 15 fechas disputadas finalizó en el podio, de modo que consiguió su primer título mundial en la especialidad.

Defendió el título en 1991 y en 1992 con seis y tres triunfos obtenidos, respectivamente.

En el camino hacia su cuarto título del mundo, en 1993 cosechó cuatro triunfos y 5 podios adicionales, lo que lo colocó como líder del campeonato luego de la 11ª fecha en el Gran Premio de la República Checa, con una ventaja de 11 puntos sobre Kevin Schwantz.

Wayne Rainey se reencuentra con su Yamaha YZR500 29 años después

El 5 de septiembre de 1993, Wayne Rainey lideraba el Gran Premio de Italia en el Circuito de Misano, pero sufrió una grave caída que le dejó parapléjico, paralizado de por vida de cintura abajo. Fue una lesión en la médula espinal, que le ocurrió al momento de caerse de la moto. Por lo tanto, nunca más pudo correr en el motociclismo.

Oficialmente, Wayne Rainey resultó subcampeón en esa temporada, por detrás de Kevin Schwantz, quien sumó en las dos carreras que quedaban en 1993 para hacerse del título mundial.

 

 

Fuente: ojo.pe