Actualidad: Artesano japonés une sus dos pasiones, la madera y las motos.

0

A la izquierda, la moto de madera, y a la derecha, el nuevo scooter de madera

Un proyecto tan artesanal solo podía venir desde Japón. El señor Tsuneo Yokoyama es un artesano apasionado de la madera… Y de las motos. Y ha conseguido unir estas dos pasiones no una, sino dos veces. Hace algo más de un año sorprendía en su Japón natal presentando su moto de madera artesanal, desde las estriberas al chasis. Y ahora completa su ‘catálogo’ ¡con un scooter de madera! Ver para creer.

El nuevo scooter de madera, visto de frente

Cuando uno piensa en motos custom, lo último que se le viene a la cabeza es pensar en una moto de madera. Pues el señor Tsuneo Yokoyama, de Japón, no solo construyó una moto (casi) enteramente de madera hace poco más de un año. Es que ahora acaba de terminar ¡un scooter de madera! La historia nos la trae el medio japonés ‘Young Machine’, pero no te creas que le ha puesto unos maderos para recubrir el chasis, no. Ambos bastidores son completamente de madera, lo suficientemente resistentes para encajar un motor de 50 cc en los dos casos. ¡Incluso se atrevió a diseñar un silenciador de madera! Lo malo es que más que silenciar, amplificaba aún más el ruido del motor.

Así, la moto de madera está basada en el aspecto de una Honda Super Cub C50. El señor Yokoyama aprovechó el motor de 50 cc de esta vetusta moto (que ya ni siquiera se fabrica en Japón), para recrearla enteramente de madera. Más de seis meses de trabajo después a base de prueba y error (lo que más le costó fue el manillar), consiguió terminarla. Tanto éxito tuvo que apareció hasta en un programa de televisión japonés de variedades, a los que son tan aficionados nuestros amigos nipones. La moto está hecha enteramente a base de madera de zelkova, un árbol típico de Japón cuya madera es dura, resistente y muy apreciada para fabricar muebles… Y ahora motos.

La moto de madera se puede camuflar en un bosque sin problemas

Aunque parece que el bueno de Tsuneo no quedó completamente satisfecho con el resultado y decidió probar suerte de nuevo. Su nuevo objetivo fue entonces fabricar un scooter de madera. Se fijó en el aspecto del Honda Dio, un pequeño scooter japonés y no paró hasta conseguir uno, sin importar su estado. “Era un scooter averiado, pero podía arreglarlo y era más divertido de hacer. Así que realmente no me importaba si estaba estropeado o no”. Y es que realmente solo le importaban horquilla, amortiguadores y neumáticos. Mientras, el motor usado fue el de otro scooter japonés, un Honda Today de 50 cc. Con la experiencia acumulada de la moto de madera, todo fue (un poco) más fácil y ¡et voilá! Aquí está el resultado.

El creador de la moto de madera posa con su nueva creación, un scooter de madera

Así que ahora el señor Tsuneo Yokoyama puede presumir de tener no una, sino dos motos de madera en su particular colección. Por cierto, si te lo has preguntado, el depósito de gasolina no es de madera, sino que lo ha sustituido por un pequeño tanque de aluminio. Lo cual le da una autonomía limitada pero… ¡que más da! Él tiene dos motos de madera y nosotros no. ¿Será su siguiente paso hacer un coche de madera? Los bosques de zelkova de Japón ya tiemblan.