Consejo: Así deberías tomar siempre una curva ciega en moto para no llevarte sorpresas

0

Cómo conducir la moto en curvas ciegas

Disfrutar de la moto en carreteras retiradas es siempre divertido. Ir trazando curvas, enlazándolas y gozando de la conducción. Sin embargo a veces nos encontramos con curvas en las que no podemos ver el final de la misma. Te contamos cómo afrontarlas con seguridad.

Salir a dar una vuelta con la moto por carreteras de curvas es algo que suele disfrutarse por norma general y que, según van pasando los años y uno va madurando, lo afronta de otra manera y aun le saca más partido. Ya sabes, no todo consiste en ir lo más rápido posible sino en disfrutar del momento. Además y como siempre te decimos, a pegarse al tatami y a correr al circuito. El caso es que durante estas rutas además de todos los peligros que pueden surgir a nuestro alrededor y a los que hay que prestar atención, podemos encontrarnos con curvas ciegas.

En las curvas a derecha nos iríamos al carril contrario

Quizás te preguntes ¿qué es una curva ciega? Pues bien, se conocen comúnmente como ciegas aquellas en las que no tenemos la visión completa de la curva, o no vemos parte del trazado de la misma. Lo normal es encontrarlas en carreteras reviradas y con desniveles, donde el propio desnivel juega en contra de la visibilidad. El desafío de estas curvas reside principalmente en que si no las conocemos y al no poder verla de antemano es difícil saber si va a cerrarse más o a abrirse,además de que puede que nos encontremos con imprevistos de último momento.

Es por eso que para poder afrontar las curvas ciegas con la mayor seguridad posible debemos recurrir a un extra de precaución por nuestra parte. De entrada todos sabemos que hay que adaptar la velocidad al entorno y la situación, un concepto en el que incluimos tanto el estado de la carretera como de la moto, nuestras capacidades, el tráfico… Como decíamos, el problema de la curva ciega es, precisamente, que no podemos anticiparnos prácticamente a nada de esto más allá de saber nuestras dotes como conductores y el estado de la moto. Todo lo demás te lo vas a encontrar sobre la marcha y vas a tener que reaccionar. Por ese motivo es vital, y nos referimos a vital en el sentido más estricto de la palabra, el llevar la velocidad adecuada y tener mucho margen. De esta manera si luego la curva se cierra o se abre, hay un bache o cualquier otro imprevisto tendremos tiempo de reaccionar.

En las curvas a izquierdas nunca hay que ceñirse al interior pues pueden venir vehículos de frente