Dakar 2021: Laia Sanz hará el Rally Dakar 2022 sobre cuatro ruedas

0

Era cuestión de tiempo, pero tenía que llegar: Laia Sanz aparca las motos de raids para pasarse a las cuatro ruedas. La catalana lo confirmó en un acto con KH7, su patrocinador, en Barcelona. Ya es piloto en la Extreme E, junto a Carlos Sainz, pero también lo será en el Rally Dakar 2022. Eso sí, la de Corbera de Llobregat no detalló si competirá en un ‘side by side’ o en un coche, bien sea buggy o 4×4. Según ha podido saber MARCA, negocia con X-Raid para guiar un Mini 4×4.

Cambio.

“Sí, este año no iré en moto, es una decisión ya tomada. Es una decisión difícil porque al final me gusta mucho ir en moto y seguro que lo echaré de menos en parte, pero ya llevaba 11 y creo que era el momento de hacer el cambio. Se han juntado muchos factores, el hecho de empezar en Extreme E, de que se estaba acabando un ciclo, los dos últimos Dakar no los había podido preparar como tocaba y seguramente no los he disfrutado tanto como los otros, el tema del riesgo… Yo creo que es un poco todo y es el momento perfecto para empezar a hacer un cambio”.

Vehículo en duda.

“Aún no sé qué haré en el próximo Dakar, espero muy pronto poderlo decir y dar noticias muy pronto, aún estamos terminando de trabajarlo. Lo que está claro es que es un cambio hacia las cuatro ruedas, que me ilusiona mucho y tengo muchas ganas de aprender y pasaré de ser una veterana a a una júnior. Veremos en qué, si todo va bien sí en coche, pero estoy acabando de cambiar cosas, no puedo confirmar nada. Me gustan las cuatro ruedas en general y veremos en qué vamos, me ilusiona mucho”.

Por qué el adiós definitivo a las motos.

“Podía haber seguido haciendo Dakar en moto, pero también tenía la sensación de haber hecho ya más de lo que quería, hacerlo bien en el Dakar un año, ahora estaba en ese punto de ¿por qué continuar arriesgando tanto para intentar hacer la 15?, no me compensaba tanto y tenía ganas de hacer cosas nuevas que me motiva más. Creo en el Dakar había llegado a mi techo en motos, hay una generación nueva, joven, que se arriesgan mucho y no venía tan a gusto, por la edad, por la experiencia hace que veas las cosas diferentes y seguramente no tenía tantas ganas de asumir tantos riesgos. Es un adiós para siempre al Dakar en motos. No creo que haga como el trial que ocho años después he vuelto”.

Mundial de enduro femenino.

“El Mundial de trial estaba más complicado, a priori, porque llegaba a un punto de diferencia y quien quedaba delante ganaba y fue muy emocionante y muy chulo porque al final salió bien. Aquí tengo más margen y somos tres que nos hemos ido alternando y puede pasar de todo. A ver si puedo hacer un buen primer día”.

Correr en Rallycross.

“Todas las cosas que hago me pueden ayudar. El ‘coco’ que he tenido siempre para la moto me puede servir mucho para aprender en coche. Lo que he pasado con el tema del Lyme fue muy duro, seguramente de los peores momentos de mi vida. Cuando llegas así a una carrera es una situación desagradable y lo he compensado mucho con la parte mental. He sabido aprovechar muy bien las fuerzas que tenía y creo que he aguantado muy bien la presión, los nervios y esta situación, que no es fácil”.