Dakar: Explosión en el Dakar 2022, testigo está convencido de que fue un “atentado”

0

“Fue una bomba, no un accidente… nos pidieron que no habláramos”

El copiloto del herido y operado Phillipe Boutron, presidente del US Orleans de la tercera francesa de fútbol, asegura que sufrieron un atentado en el Dakar. ASO aún lo investiga.

Mayeul Barbet y Philippe Boutron, antes del accidente en los días...
Mayeul Barbet y Philippe Boutron, antes del accidente en los días previos al Dakar.

Con el paso de las jornadas, el extraño incidente del pasado 29 de diciembre se va aclarando. Un vehículo, el 260 para traslado de mecánicos y piezas, con seis personas a bordo, todos ellos miembros del equipo Sodicars, sufrió un accidente en las inmediaciones del Hotel Donatello de Jeddah.

Como resultado, cinco de ellos resultaron ilesos pero el francés Phillipe Boutron, a la sazón presidente de la US Orleans, equipo de tercera división francesa de fútbol, sufrió heridas importantes en sus piernas de las que tuvo que ser operado y repatriado a Francia, donde ha sido ingresado en el Hospital Militar de Clamart. “El vehículo se detuvo de forma repentina a causa de una explosión, aunque el origen de la misma es aún desconocido en estos momentos, sin descartar ninguna posibilidad, incluyendo un acto malicioso” decía la organización asegurando que se reforzaba la seguridad. Aún siguen investigando junto a la policía saudí lo ocurrido y no hay veredicto oficial aún.

Si embargo para el copiloto Mayeul Barbet, la cosa está bastante clara: “¡No fue un accidente sino un atentado con bomba a pesar de la insistencia de las autoridades saudíes que mantienen la tesis del accidente y la explosión del motor!”, afirma.

Para Barbet “la bomba colocada debajo de los pedales explotó después de haber recorrido 500 metros después del hotel En ese momento éramos seis ocupantes, nos quedamos conmocionados y sin movernos. Entonces el coche empezó a incendiarse y Philippe me pidió que fuera a ayudarlo a levantarse del asiento. ¡Ya no sentía sus piernas! Vi la magnitud del daño ayudándolo y teniendo nociones de primeros auxilios, inmediatamente le hice torniquetes porque estaba perdiendo mucha sangre”, relata el joven copiloto.

“La ambulancia llegó unos veinte minutos después … Entonces todos respondieron. La organización alertada por Richard (González), el servicio médico, el consulado francés… Luego nos pidieron que no habláramos de eso, lo cual hicimos”, asegura.

Las otras cuatro personas: la familia Raud – Philippe y su hijo Maxime – Thierry Richard y el amigo de Philippe, Joël Pailly, no resultaron heridas, ni siquiera un rasguño.

MIEDO

El resto del equipo Sodicars Racing sigue en carrera aunque Richard González, al frente del camión 548 asegura que dentro de la cabina “todos saltan al menor ruido”, pero que fue Boutron el que le insistió para competir.

Otro de los integrantes del equipo Joel Pally, ha asegurado a su regreso a Francia que “de repente, los airbags estallaron. El vehículo siguió avanzando cien metros, antes de detenerse por sí solo. Empezó a oler a quemado. Salimos muy rápido, excepto Philippe al que tuvimos que sacar porque el camión comenzaba a arder. Su copiloto reaccionó increíblemente ya que estaba perdiendo mucha sangre, asegura.

Pally escapó físicamente ileso de la explosión, pero mentalmente no: “Quieres llorar. Lloras … hay fotos que no puedes contar. Que lo llamen como quieran, pero de hecho es un acto malicioso. Un artefacto explosivo que se colocó allí”.