MotoGP: Fuerte caída de Marc Márquez en el entrenamiento del Gran Premio de Holanda

0

Marc Márquez: “Me siento afortunado de salir ileso; es una caída muy similar a la de Jerez 2020”

Marc Márquez ha salido ileso de un tremendo highside en el segundo entrenamiento de la jornada del Gran Premio de Holanda. Una caída rara que, según indica el de Honda, tiene que ver con un fallo en la electrónica de la moto.

Marc Márquez Repsol Honda MotoGP Sachsenring GP Alemania Emilio Alzamora

Segunda caída fuerte para Marc Márquez en lo que va de año y, por fortuna, una vez más sin consecuencias. El de Honda salía volando por encima de su MotoGP en el segundo entrenamiento del día, a más de 120km/h y mientras seguía la rueda de Joan Mir. El ocho veces campeón del mundo dice sentirse bien, magullado, pero aliviado de no haberse hecho nada de mayor gravedad, especialmente en su brazo. Además, achaca la causa de la caída a un fallo en la electrónica, área en el que el de Cervera sigue insistiendo mucho a su equipo y a la marca, con la intención de acabar con todos los problemas que arrastran los pilotos de la fábrica japonesa.

Highside en el FP2: “Me siento afortunado de salir ileso de una caída como esta. Es fácil hacerte daño cuando vuelas por los aires. Me he sentido bien durante todo el día hasta la caída. Por la mañana me lo he tomado con mucha calma, por la tarde he dado un pasito y estaba yendo bastante bien, rápido. De golpe, en ese punto, no esperaba caer porque es una de las curvas donde todos los pilotos de MotoGP vamos contra la electrónica y ésta es quien nos para este tipo de caídas, a no ser que inclines más la moto o hagas algún movimiento con el cuerpo que no toque. No ha sido el caso. Simplemente ha empezado a patinar la rueda y no me ha parado nada, no me ha parado la electrónica”.

“Es un punto donde estoy empujando muchísimo a los ingenieros para mejorarlo de cara al futuro. Solo los pilotos Honda estamos teniendo highsides y, si los tienes, pierdes mucha confianza, porque no sabes cuándo te vas a volver a caer de esa manera. Es ahí donde tenemos que intentar evitarlo a toda costa, es donde un piloto se puede hacer daño. Es una caída muy similar a la de Jerez 2020 -la de la lesión-. Estoy intentando trabajar, entender, dar todos mis comentarios para que lo mejoren de cara al futuro. Será un punto importante si queremos seguir mejorando”.

Qué se le pasa por la cabeza: “Ha sido una caída muy lenta. Ha empezado a irse la rueda de atrás y he intentado no cortar gas del todo porque, si lo hago, sales por los aires. He intentado ver si el control de tracción actuaba para recuperar la derrapada y no lo ha hecho. Es ahí cuando he salido volando. Más que en el aire, pensaba en el suelo, en la grava. Allí me dolía todo un poco. He ido probándome todo un poco: primero el brazo y luego la pierna, que era lo que me dolía más. He visto que solo era golpes y mañana estaré magullado. Afortunado de salir ileso, bien, no creo que sea ningún problema para el fin de semana”.

Cambio en la electrónica por el nuevo fichaje en el equipo: “No, no tiene que ver. En Jerez 2020 no estaba Jenny, que trabajaba en KTM, en la electrónica. Está dando muchos recuerdos, direcciones en la manera de intentar trabajar. Sí que es cierto que soy un piloto al que siempre le ha gustado tener el control bastante en el gas. La electrónica dificulta un poco el hecho de ser preciso al cien por cien, pero es cierto que ella ve unos problemas en los que intenta ayudar, transmitirlos”.

“Creo que están haciendo un gran equipo, entre Jenny y Carlo, los dos electrónicos del equipo en mi lado del box, junto con los japoneses. Es una caída donde la electrónica te lo tiene que salvar. Si nadie pilotara con electrónica aquí, los tiempos serían más lentos. Si los otros son capaces de ir contra la electrónica y trabajar bien, nosotros también tenemos que buscar la forma de hacerlo. Todo el equipo está trabajando en la misma dirección”.

Enfadado: “No estoy enfadado porque no me enfado con nadie en particular, pero estoy preocupado. Preocupado en el sentido de que es una de las cosas que, a nivel de seguridad para los pilotos Honda, tenemos que mejorar. Si lo mejoramos en la seguridad y la confianza, se va a ir más rápido. Es una consecuencia. HRC está haciendo todo lo posible para mejorar, se ha visto aquí un chasis nuevo, pero hay puntos que aún se nos escapan”.

El brazo, a prueba de caídas: “Desde Jerez 2020 que no se veía una caída tan fuerte (risas). Es verdad que el brazo, desde el primer momento que me subí a la moto, el doctor me dijo que había la misma probabilidad de que se rompiese que el otro brazo. Si no, no me dejaba subir. Una vez que me subí en Portugal me dijo que me faltaría fuerza, que tendría molestias, todo, pero el nivel de hueso con la placa era igual de rigido que el otro brazo. Es verdad que el hueso no está del todo consolidado aún por dentro, pero la plaza aguanta mucho. Vale más no ponerlo a prueba, pero este año he tenido dos caídas fuertes -esta y la de Jerez- y, por el momento, he salido ileso, que es lo importante. Te alivia. Nunca lo quiero, pero otra lesión ahora… no quiero ni pensarlo”.