Un diabetico en el Dakar: Una Historia de Daniel Albero Puig

0

21a73Daniel Albero es un valenciano que con su debut en la edición peruana de 2019 se convirtió en la primera persona diabética en competir en el Dakar.

Afectado a los 7 años por una meningitis, a los 9 desarrolló una diabetes tipo 1, pero esta enfermedad no impidió que Daniel luchara por cumplir sus metas. Es músico, toca la trompeta y ha sido conductor de camiones grúa, de autobuses, “de todo lo que lleva volante y motor”, hostelero y albañil. Con semejante determinación, solo era cuestión de tiempo plantearse el reto del Dakar.

En 2019 para la largada en Lima, no pudo llegar en buenas condiciones se quebró la muñeca durante un entrenamiento y luego de la disputa de tres etapas tuvo que abandonar. El año pasado, superando problemas personales y económicos, llegó a Arabia Saudita mejor entrenado y preparado. Inconvenientes mecánicos le forzaron a abandonar en la cuarta etapa y a seguir en modo Dakar Experience.

mundo-04Cuando le consultan cómo hace para marchar en pleno desierto con su moto, lo explica de manera sencilla: lleva un medidor de glucosa instalado en la moto para monitorear su glucemia en cada momento. A ello le sumó una bomba de insulina que le va suministrando la sustancia a medida que la necesita, para mantenerse bien y no perder competitividad en ningún momento. Respondiendo a los deseos de un editor español de libros con enfoque solidario, en cuatro meses escribió un libro en el que resume su lucha contra esta enfermedad y las dos experiencias vividas en el Dakar. “Un diabético en el Dakar” ya está en las librerías, para ayudar a visibilizar la problemática y contribuir a una asociación de niños con cáncer de la comunidad valenciana.

“Cuando era pequeño, me di cuenta de que no era la única persona que llevaba esta etiqueta: ser diabético tipo 1. Junto con otros niños de mi edad y la ayuda de los expertos pude aprender a valorar mi enfermedad y a normalizarla. Es por eso que no puedo dejar de lado mis inicios y ayudar humildemente a los niños que, como yo, están aprendiendo día a día a ser diabéticos.”

135554339-3775569105865533-41104652629545691-n

 

Dejar respuesta

Por favor, ingresa un comentario
Por favor, ingrese su nombre